Google+ Badge

miércoles, 29 de abril de 2015

La Visión del Corazón.

Abro los ojos por primera vez,
nací de las cenizas,
volví a ser quien era,
volví a entender la prisa.

El corazón manda en lo que dice,
asiente ante tu mirada,
consiente la vida imaginada,
y la conjuga en todo lo que hice.

Basta entender el sentimiento,
comprender el significado de una palabra,
para el amor en mi alma enamorada,
no conocía una ilusión tan aferrada.

Sonrío nuevamente,
me sonrojo ante tu presencia,
me amaño en tu inocencia,
y conozco tu franqueza.

Llegaste al final del túnel,
para darme la mano y cruzar juntos,
el paraíso de manantiales únicos,
donde el deseo y la pasión son auténticos.

El miedo es inevitable,
la razón es imparable,
aunque el sentimiento siempre presente,
alimenta el latido de la vida reminiscente.

¿Que sabe el amor de la razón?
¿Y en qué obedece la razón al corazón?
¿Cómo cultivar una emoción?
El viento es el eco de la creación.

Veo en tus ojos la pureza de tu alma,
disfruto de tu sonrisa bella y educada,
amo el tiempo  y lo odio al agotarse,
pues en tu presencia la vida es realmente importante.


lunes, 27 de abril de 2015

Despidiendo a la Vida por Amor

El tiempo se nubla,
mi mente se despierta,
mis ojos abren las ventanas de mi alma,
y mis sentidos se desarrollan con rapidez

Desperté del país de los sueños,
del lugar de las maravillas,
y donde el amor es el aroma de las plantas,
estuve en tu mundo.

Por primera vez fui feliz,
observando cada uno de tus cabellos,
explorando cada una de tus locuras,
y concentrándome en cada una de tus expresiones.

Es hora de volver a vivir,
de comenzar de nuevo en tus brazos,
la vida fue injusta conmigo,
pero hoy mi despedida desato.

Fui tuyo, fuiste mío,
fuiste uno y yo fui uno,
somos uno,
somos, fuimos…

La seda de las sabanas,
el frío de la mañana,
dan paso a la ausencia del sentimiento,
la felicidad gélida inmutable.

El vació de tu lugar es evidente,
la razón de mi vida es olvidable,
el perfume de tu cabello persiste,
el dolor de tu partida insiste.

En la oscuridad profunda,
el alma se refugia,
tu almohada me alimenta.
mis lágrimas me atormentan.

Soy de tus ojos perfectos,
fui de tu alma candente,
seré parte de tus recuerdos,
y hoy volveré a ti de nuevo.